Uno a uno. Resumen final de temporada

Llega el momento de conocer quiénes fueron los mejores jugadores del Celta en la temporada 2013-14. Los 20 futbolistas que jugaron un mínimo de cinco partidos con más de quince minutos en cada uno de ellos y el míster se sometieron a 38 exámenes y como si de estudiantes se tratase esta es la media aritmética de sus notas.

Yoel (5,7): cumplió en su debut en Primera División, aunque su temporada fue de más a menos. En las primeras jornadas fue el mejor jugador del equipo, con paradas que dieron puntos. Su rendimiento bajo en la segunda vuelta, con algún fallo garrafal. Preocupa que siga con tantas dudas en los balones aéreos. También tiene que mejorar en el uno contra uno.
Hugo Mallo (5,7): como era previsible, le costó coger el ritmo a la competición tras superar una larga lesión. A partir del mes de noviembre vimos su mejor versión, aunque a cuentagotas. A nivel defensivo estuvo a la altura, pero se echó de menos en bastantes partidos su versión más atacante. Esperemos que la próxima temporada sea la de su explosión definitiva.
Jonny (6): pasó de ser la última opción como lateral para Luis Enrique a convertirse en un jugador indiscutible. Su adaptación al lateral izquierdo fue sorprendentemente rápida. Se consolidó jugando a pie cambiado y superó a Hugo Mallo en aportación ofensiva. Fue una de las claves de la mejoría defensiva a partir del mes de enero. Solo tuvo un bache de juego en el mes de marzo.
Cabral (6): después de un flojo primer año, el argentino se ganó la renovación a base de actuaciones notables. Al igual que en el caso de Jonny, la defensa mejoró cuando se hizo de forma indiscutible con el puesto de central diestro. Apenas tuvo errores de bulto y aportó agresividad, contundencia y juego aéreo a una zaga algo blanda.
David Costas (4,8): el entrenador apostó fuerte por él en el primer tramo de la competición, sin embargo, su rendimiento no estuvo a la altura. Pagó la novatada y demostró estar verde para Primera. Sufrió ante delanteros corpulentos y le cogían la espalada con demasiada facilidad. En el lado positivo, es un central con velocidad y al que no le quema el balón en los pies.
Fontàs (5,9): la confianza ciega de Luis Enrique le permitió asentarse en el eje de la zaga para completar su mejor temporada en la máxima categoría. Cuando alcanzó un estado físico óptimo salieron a relucir todas sus cualidades. Es un jugador con un gran sentido de la anticipación, que pocas veces pierda la posición y que goza de un excelente salida de balón. Muchos se preguntan si su posición ideal es central o mediocentro.
Aurtenetxe (4,8): el único de los fichajes veraniegos que no alcanzó las expectativas creadas. Nunca fue una garantía como central ni como lateral. Es el peor jugador de la plantilla con la pelota en los pies y le falta contundencia y algo de la mala leche (excepto el día que lo expulsaron contra la Real Sociedad). Sorprende que jugara tanto con Bielsa en el Athletic. 
Toni (4,6): su temporada fue una montaña rusa. El míster le otorgó el puesto de titular como lateral izquierdo y desde el principio se vio que fue un error. El coruñés no tiene condiciones para ser defensa y cada partido fue un sufrimiento para los aficionados. La mayoría de los rivales aprovecharon su debilidad por la banda para hacer mucho daño al Celta. El experimiento fue un regalo envenenado y finalmente tuvo que cambiar de aires.
Íñigo López (6,1): una agradable sorpresa. Nadie le esperaba en enero, pero su llegada dio un plus necesario a la defensa. Su veteranía fue clave en muchos partidos y hasta que consiguió marcar un gol. Brilló en el juego aéreo, donde fue inexpugnable. Un ejemplo de buen fichaje.
Oubiña (5,2): los años no pasan en balde y la exigencia física que le pedía Luis Enrique como pivote defensivo terminó por llevarle al banquillo en buena parte de la segunda vuelta. Al capitán le faltó frescura de ideas y tuvo partidos nefastos en la distribución de pelota. Tampoco brilló en labores defensivas. Ya no es indiscutible, aunque sigue siendo un jugador importante.
Álex López (5,8): tras un comienzo brillante, su rendimiento cayó en picado desde el mes de diciembre. Su inicio fue esperanzador: cinco goles, despliegue físico brutal y mucha participación en el juego de ataque. Con el cambio de año regresó su versión gris, la de la pasada temporada. Preocupante que tras dos años en Primera no termine de consolidarse. Esperemos que a la tercera sea la vencida.
Madinda (5,6): al revés que Álex. Le costó mucho entrar en los planes de Luis Enrique, al fin y al cabo hasta el 15 de marzo solo había jugado un partido de titular e incluso se valoró su salida como cedido en el mercado de invierno. Finalmebte se quedó y todo fue cambiando. Su buen nivel físico y el bajón de algún compañero le dio minutos y continuidad y respondió con creces. Intensidad y calidad para el rotación en el centro del campo.
Krohn-Dehli (5,7): otro futbolista que ha ido creciendo durante toda la temporada para acabar firmando una segunda vuelta espectacular. Una de las claves de la mejoría del equipo y en una posición en la que solo la locura de Lucho le veía posibilidades, como mediocentro defensivo. A su manera, como él mismo declaró, se ha adueñado de esa posición y a su clarividencia habitual le unimos su mejora en el trabajo defensivo. Uno de los redescubrimientos del año.
Rafinha (6,2): la gran apuesta de todos, de Lucho, de la directiva y del celtismo, el sustituto de Aspas en muchos aspectos respondió a las expectativas a pesar de ser un debutante en la categoría, algo que acusó al principio de la temporada, en la que incluso pasó por el banquillo en algún momento. Pero poco a poco fue destapando el tarro de las esencias.. su arrancadas, sus goles, sus asistencias.. una zurda exquisita que hemos disfrutado un añito en Balaídos.
Augusto (5,9): otro de los futbolistas que tiraron del equipo en una gran primera vuelta y se apagaron un poco en la segunda, aun así se puede hablar de buena temporada del argentino. Algo más alejado del área que el año pasado, supo dar esa intensidad al centro del campo de la que pecamos en fases de la campaña. Se entendió muy bien con el extremo de turno para sorprender por la derecha.
Nolito (6,1): no diga gol, diga Nolito. Hasta navidades no estaba cumpliendo con la espectativas creadas por el fichaje más caro en mucho años en Vigo. Orellana le mandó al banquillo, pero al final el gol es vital y su capacidad para ver puerta lo devolvió al equipo para ser pieza clave en este final de Liga. Tiene mérito acabar como máximo goleador del equipo siendo extremo.
Orellana (6,1): giro de 180º en su situación; de descartado en verano, cuando decidió quedarse por no encontrar un equipo que le gustara con las ligas ya empezadas, a titular indiscutible y camino al Mundial. Primero entró en el once y fue decisivo por la izquierda, Nolito lo mandó de nuevo a la derecha y empezaron otras vez las dudas sobre si podría ser decisivo en Primera.. y se encargó de disiparlas con partidazos tras partidazos.
Charles (6,1): venía para intentar ocupar el puesto del nueve del equipo que dejó huérfano Iago Aspas y en su debut en primera cumplió con creces. Es cierto que durante fases de la temporada le costó ver puerta, pero su trabajo a destajo y su pelea constante le valió para que Lucho nunca perdiera la fe en él. Hay delantero centro para rato.
Santi Mina (5,5): nadie, ni él mismo se esperaba la gran cantidad de minutos de los que disfrutó este año. Sería de necios no ver que le costó, que probablemente esté lejos aún del nivel para ser nueve titular en Primera División, aunque también sería de necios no ver su crecimiento esta temporada. Ha ido mejorando y dando pasos hacia adelante que le vendrán muy bien en el futuro, que auguramos que será suyo.
Bermejo (5,9): la lesión y su edad no ayudaron, pero a base de trabajo acabó entrando en el equipo y siendo el primer hombre en la rotación del nueve. Probablemente ha vivido su última temporada con el Celta. El que fue el tercer máximo goleador en los dos años anteriores se despide sin marcar, aunque en los pocos minutos que disfrutó lo tuvo cerca, pero a veces por los palos y a veces por sus errores no pudo marcar.
Luis Enrique (5,9): polémico en verano con sus decisiones, llegamos a estar en descenso en fases de la temporada, pero se mantuvo siempre fiel a su idea y a base de corregir errores encontró el equipo y fue creciendo con él y acabó convenciendo a casi todos. Nos quedaremos sin saber que pasaría en un segundo año con él al mando. Pintaba bien la cosa.

MVP
Rafinha (6)
Nolito y Orellana (5)
Yoel (4)
Jonny y Fontàs (3)
Álex López, Krohn-Dehli y Charles (2)
Augusto, Cabral, Íñigo López, Oubiña y Sergio (1)
*en el Getafe-Celta ningún jugador fue distinguido como el mejor del partido 

Mejor jugador 1ª vuelta: Augusto y Yoel (6)
Mejor jugador 2ª vuelta: Orellana (6,7)

El Fútbol es Celeste 2010-2016 | Material bajo una licencia Creative Commons | Diseñado por Simón Agulla y Gustavo Agulla sobre una plantilla | Motorizado por Blogger