Celta 4 - 1 Valladolid. Uno a uno

Yoel (5): en un partido tranquilo, mostró alguna debilidad en los centros laterales en dirección al área pequeña. El poste evitó que estrenase su casillero de asistencias.
Hugo Mallo (4): noche para olvidar. Salió al campo dormido y cometió fallos que pudieron costar caro. Sin tiempo para mejorar tuvo que abandonar el encuentro a los veinte minutos por un golpe en el hombro.
Cabral (6): los delanteros del Valladolid le dieron poco trabajo. Bien en la anticipación, contundente y seguro en el juego aéreo.
Fontàs (6): al igual que Cabral, partido cómodo del catalán. Solo sufrió en los balones por alto. Brillante en la salida de balón.
Jonny (6): tanto en la izquierda como en la derecha, fue un seguro de vida. Está terminando la temporada a gran nivel. 
Krohn-Dehli (7): dueño y señor del centro del campo. El Valladolid le dejó jugar con libertad y lo pagó caro. Se está consolidando como pivote defensivo.
Madinda (8): Luis Enrique le dio la oportunidad de salir de inicio y la aprovechó con creces. Movió la pelota con criterio y se creció con el paso de los minutos. Espectacular asistencia de tacón a Nolito en el tercer gol.
Rafinha (6): fue el jugador de ataque que menos participó en la elaboración de juego. El protagonismo lo tuvieron otros compañeros y por eso fue sustituido. Se llevó una merecida ovación de la grada.
Orellana (10): recital del Poeta. Regateó a los contrarios como quiso y dio dos asistencias maravillosas. Sus diagonales crearon pánico en la defensa rival. Balaídos coreó su nombre y se está ganando un puesto en la selección chilena.
Nolito (8): segundo doblete consecutivo del gaditano, que está viendo puerta con relativa facilidad. Ya igualó los 12 goles que marcó la pasada temporada de Iago Aspas. Más efectivo que espectacular.
Charles (9): hacía meses que no jugaba a este nivel. Su juego de espaldas destrozó a los centrales de Valladolid y logró el gol que merecía tras dos lanzamientos al poste. Por fin alcanza los diez tantos.
Aurtenetxe (6): correcto en líneas generales. Tuvo algún despiste, pero en líneas generales ningún extremo del Valladolid le hizo daño por su banda. 
Augusto (6): se unió a la fiesta dejando destellos de su calidad y dando oxígeno al centro del campo.
Bermejo (6): era el día ideal para que estrenase su cuenta goleadora, pero falló la ocasión que tuvo. Cumplió en el resto de facetas. 
Luis Enrique (9): todo salió a pedir de boca. El tiempo le ha dado la razón en muchas cosas, como su apuesta por Krohn-Dehli en el pivote defensivo. Planteamiento perfecto. En el apartado físico, el equipo llega entero a los minutos finales, algo que no pasaba en temporadas anteriores.


El Fútbol es Celeste 2010-2016 | Material bajo una licencia Creative Commons | Diseñado por Simón Agulla y Gustavo Agulla sobre una plantilla | Motorizado por Blogger