Celta 2 - 2 Real Sociedad. Uno a uno

Yoel (3): por segunda jornada consecutiva se comió un gol. El fallo le puso nervioso y poco después estuvo a punto de cometer otro error grave. No recuperó la tranquilidad hasta el segundo tiempo. 
Hugo Mallo (5): sufrió con la velocidad de Griezmann, que le hizo trabajar duro en defensa. Con uno menos asumió más responsabilidad en ataque y eso supuso que su banda quedase demasiado desprotegida. 
Cabral (6): no estuvo acertado en el segundo gol que recibió el equipo, pero fue el mejor zaguero del equipo. Contundente, bien al corte y seguro en el juego aéreo.
Aurtenetxe (2): un desastre. Blando y desubicado en defensa. Completó su mal partido con una absurda expulsión que llegó por un pésimo control de balón. Esta acción pudo ser la guinda de una floja temporada. 
Jonny (5): cometió algunos errores que pudieron costar caro. Vela le creó muchos problemas en los primeros minutos. Quitando esos despistes, cumplió en tareas defensivas. Aprobado raspado.
Fontàs (5): de menos a más. Muy espeso al inicio, con una lentitud alarmante. Mejoró cuando se puso de central. Una conducción suya terminó en el gol del empate.
Krohn-Dehli (6): con su implicación en la creación de juego se está ganando la titularidad partido tras partido. Forma una sociedad productiva con Nolito y se atrevió con disparos lejanos. Acusó el esfuerzo en la segunda mitad.
Rafinha (7): fue el jugador que tiró del carro en los peores momentos. Una vez más los rivales solo pudieron pararle con faltas. Ese acoso y derribo provocó que su importancia en el juego disminuyese en algunas fases del encuentro.
Augusto (7): queda claro que su rendimiento mejora cuando juega de extremo. La acción del penalti nace de un eslalon suyo por la banda tras robarle la pelota a un contrario. Puso en aprietos a José Ángel. 
Nolito (7): el gaditano está de dulce. Realizó bonitas combinaciones con Krohn-Dehli y alcanzó a Charles en el capítulo goleador. Se implicó más que nunca en tareas defensivas.
Bermejo (7): casi un año después volvió a ser titular y demostró que puede serlo cuando Luis Enrique lo considere oportuno. Sacó de quicio a Íñigo Martínez con sus inteligentes movimientos. Luchador incansable. 
Santi Mina (7): su mejor partido con el primer equipo. Además del gol, tuvo mucha participación y supo crear problemas a los defensas de la Real.
Orellana (7): revolucionó el ataque con su calidad. Hizo mucho daño entre líneas y realizó meritorias jugadas individuales como la que acabó en el segundo tanto. Esta es la versión del chileno que encandila a la afición.
Íñigo López (6): demostró en poco tiempo que no merecía ser suplente. Dio tranquilidad a la defensa.
Luis Enrique (5): apostó por la misma pareja de centrales que recibió cuatro en Anoeta y se equivocó. Viendo el nivel de Íñigo es difícil de entender que ponga de inicio a Aurtenetxe. Menos mal que acertó en los cambios. Orellana y Santi Mina aportaron la frescura que necesitaba el equipo en ataque.

El Fútbol es Celeste 2010-2016 | Material bajo una licencia Creative Commons | Diseñado por Simón Agulla y Gustavo Agulla sobre una plantilla | Motorizado por Blogger