Celta 1 - 0 Sevilla. Uno a uno

Yoel (7): si los tres puntos se quedaron en Balaídos fue, en parte, gracias a la gran labor bajo palos de nuestro guardameta. Salvo dos mano a mano en momentos claves.
Hugo Mallo (6): correcto en facetas defensivas, aunque llegó justo de fuerzas al tramo final. En ataque sigue aportando poco.
Íñigo López (8): el riojano dio un recital. Inexpugnable en el juego aéreo, sólido y contundente. Superó con nota el examen de cubrir el hueco de Cabral.
Fontàs (6): al contrario que su compañero en el centro de la zaga, sufrió con la velocidad de los atacantes del Sevilla. Atento en el corte y notable en la conducción de balón.
Jonny (7): solventó con oficio las internadas rivales por su banda. Destacó más en faceta ofensiva, donde combinó bien con Nolito y puso centros peligrosos.
Krohn-Dehli (8): enorme encuentro del danés, que se asienta en el puesto de pivote defensivo. Cómodo y moviendo el balón con criterio durante los noventa minutos. Le ayudó la idea de juego del Sevilla, que en ningún momento le presionó.
Álex López (5): preocupante lo poco que aporta en la creación de juego. Queda muy poco del jugador que deslumbró a principio de temporada.
Augusto (7): se dejó la piel en el campo hasta el pitido final. Con su esfuerzo consiguió recuperar ocho balones. Fue el pulmón del equipo. No tuvo claridad de ideas en el área contraria.
Rafinha (5): se nota que no está al 100%. Le falta chispa y velocidad. Se agradece su tesón. Ojalá que no tenga molestia para el partido frente al Rayo.
Nolito (7): está alcanzado su mejor nivel en el tramo decisivo del campeonato. Lo intenta una y otra vez, ayuda en defensa y siempre crea alguna jugada de peligro. No le tembló el pulso en el penalti.
Charles (5): el brasileño sigue dando muestras de agotamiento. Perdió la batalla contra Fazio y Pareja y generó muy poco fútbol para sus compañeros.
Orellana (7): salió muy enchufado desde el banquillo. Le hizo mucho daño a la defensa del Sevilla con su verticalidad  y el larguero evitó un gol cantado.
Bermejo (6): aportó un trabajo oscuro que también fue importante en la victoria. Puso en aprietos con su físico a los centrales hispalenses. 
Aurtenetxe (-): cumplió con el objetivo de dar solidez a la defensa.
Luis Enrique (9): después de dos partidos llenos de errores, el asturiano dio con la tecla frente al Sevilla. Acertó apostando por Íñigo como central y Krohn-Dehli como pivote defensivo. Hizo los cambios necesarios y en el momento exacto. Su lectura de partido fue excelente. Ojalá siga apostando por Bermejo.

El Fútbol es Celeste 2010-2016 | Material bajo una licencia Creative Commons | Diseñado por Simón Agulla y Gustavo Agulla sobre una plantilla | Motorizado por Blogger