Celta 0 - 0 Villarreal. Uno a uno

Yoel (7): ejerció una vez más de salvador. Con dos buenas intervenciones despejó los disparos más peligrosos del Villarreal entre los tres palos. De los pocos que estuvo a la altura.
Hugo Mallo (5): está lejos de su mejor nivel y se nota. En defensa cumplió, pero en ataque no supo sacar ningún centro aprovechable.
David Costas (5): discreto encuentro del canterano, que solo destacó en el corte. Tendrá pesadillas con Jonathan Pereira, que no paró de incordiarle durante los noventa minutos.
Aurtenetxe (5): sus carencias salieron a la luz en el primer partido que tuvo exigente. Sufre con delanteros rápidos y con la pelota en los pies es limitado.
Toni (5): después de cinco partidos como lateral, la mejora en defensa es mínima. Apenas creó problemas con sus constantes subidas. Lento lanzando contragolpes.
Fontàs (6): queda claro que su posición es la de mediocentro. Cumple a la perfección el rol que le designa el entrenador: roba, se encarga de la salida de balón y corrige los despistes de sus compañeros. Oubiña tendrá difícil recuperar su sitio.
Álex López (5): algún cambio de juego interesante y poco más. Su presencia fue escasa en la creación. Superado por los centrocampistas del Villarreal.
Rafinha (6): fue el único en el mediocampo que intentó poner algo de cordura al juego del equipo. Participativo, aunque a veces precipitado. Mejor por el centro que en banda derecha.
Augusto (5): mucho esfuerzo para tan poca recompensa. Salvo en una ocasión, no consiguió hacer daño por su banda y en el medio pasó desapercibido.
Santi Mina (5): amargado debut como titular en Primera. Desaparecido en combate. Apenas tocó balones y no hizo daño a la zaga amarilla.
Charles (5): fue un quiero y no puedo constante. Los centrales visitantes anularon al brasileño, que en ningún momento se encontró cómodo.
Nolito (4): no merecía ser suplente y parece que no le sentó nada bien salir desde el banquillo. No consiguió desbordar a Gaspar y su aportación fue prácticamente nula.
Krohn-Dehli (4): otro que no destaca como revulsivo. Fue una sombra por el centro del campo. No se está ganando volver al once.
Orellana (5): solo le dio tiempo a poner varios centros que se estrellaron en los defensores del Villarreal.
Luis Enrique (5): Marcelino le ganó la batalla táctica en la pizarra y no supo aportar alternativas para cambiar la dinámica del choque. Sigue sin encontrar soluciones a los problemas defensivos. En el lado positivo, demostró que apuesta rotundamente por la cantera. Desde Eusebio no se veía nada igual.

El Fútbol es Celeste 2010-2016 | Material bajo una licencia Creative Commons | Diseñado por Simón Agulla y Gustavo Agulla sobre una plantilla | Motorizado por Blogger